Entradas etiquetadas como juventud

¿Innovación en la educación?


Entre el 1 y el 3 de noviembre de 2011 se llevó a cabo en Qatar la Cumbre Mundial de la Innovación para la Educación. Para más información vea el sitio www.wise-qatar.org. La información que encontré en ese sitio Internet me ha hecho reflexionar sobre algunos puntos.

Escolares en Bangladesh

Instrucción y Educación

Una gran parte del debate trató el tema de la instrucción, la transmisión de conocimientos en instituciones educativas desde programas de alfabetización hasta el nivel  universitario. El problema es importante ya que había 774 millones de personas analfabetas en el mundo al comienzo del año 2000, una cierta mejoría dado que la cifra era de 870 millones en el año 1990. EL analfabetismo aún afecta a una gran parte de la población mundial, con fuertes disparidades según los países y con una mayor proporción de niñas y mujeres analfabetas. Es evidente que al otro extremo de la instrucción, en la educación superior, la proporción de estudiantes que participan es igual de deficiente como lo es la educación primaria. La cuestión del aumento del nivel de instrucción sigue siendo un enorme problema en gran parte del mundo.

De acuerdo con el título, la cumbre se focalizó en la atención de los participantes en el tema de educación, es decir todo lo que contribuye a que un niño llegue a integrarse de forma óptima en la sociedad. Esto no solamente incluye a la educación académica; también me hace pensar en la educación de las madres, a menudo muy jóvenes en países subdesarrollados y la responsabilidad de los padres. Pienso en todos los adolescentes que se encuentran solos en las grandes ciudades. Y también en todo lo que llamamos “habilidades para la vida” que aprendemos juntos, en los principios de la vida democrática y política, en las reglas básicas de gestión, en las formas no violentas para presionar a los poderosos – esta lista podría no tener fin.

No creo que todo esto no necesite de estructuras complejas, sino la voluntad para movilizar a la sociedad como alguna vez lo hiciera Gandhi. No creo que esta sea la reflexión de los “ricos”, ya que el mundo cambia para todos con la globalización. La alimentación es algo indispensable así como también lo es la educación, pero la educación es necesaria para acabar con las agobiantes limitaciones sociales existentes en todo el mundo.

Financiamiento

La cumbre ha destinado un premio para la innovación en el financiamiento de la educación y ha puesto mucho esfuerzo en esto. Soy un ciudadano de la República de Francia, que ha impartido una educación obligatoria, gratuita y laica desde hace 130 años por parte del servicio público del estado y financiada por la solidaridad nacional, y es por esto que quizá mi visión sea distorsionada. ¡Por supuesto que hay otras modalidades posibles! ¿Pero, son verdaderamente mejores? Cuando vemos los presupuestos militares de países pobres (y qué decir el de países ricos) ¿ O el dinero malgastado en la corrupción? ¡Es una cuestión de elección!

Sé también que la instrucción de masas constituye un centro de beneficios para los inversionistas, un mercado cautivo e ineludible. Es cierto, la enseñanza estatal impartida por funcionarios no garantiza la neutralidad, las ideologías del siglo XX nos lo han mostrado perfectamente. Sin embargo las escuelas “privadas” tampoco garantizan la neutralidad ya que tienen que acceder a las exigencias de sus contribuyentes; si se trata de colegios religiosos, tienen sus ‘propios’ programas; y si los colegios son elitistas, se establece que cada niño doble el tiempo dedicado al estudio, como lo hacen los estudiantes en Corea. ¿Y dónde está la innovación en todo esto? ¿Cuándo los organismos internacionales tendrán la valentía políticamente incorrecta de declarar que la enseñanza no es una mercadería sino un deber colectivo con cada niño que vive en este mundo?

La innovación al nivel del suelo

Habiendo enseñado por cuarenta años de mi vida, he constatado algo simple, que también estuvo presente en las experiencias compartidas en la cumbre. Concretamente, que la innovación se encuentra siempre al nivel del suelo, en la química misteriosa que se desarrolla entre un grupo de estudiantes y un profesor. Es en este nivel básico donde se inventan nuevas estrategias para poder hacer posible la transferencia de conocimientos. Y para que esta reacción química ocurra, se requiere de dos convicciones.

La primera es que la enseñanza debe ser una habilidad aprendida. ¡Formar a los profesores es igual de necesario  y sutil que el entrenamiento de los pilotos de aviones! Sin embargo, aprender a enseñar es un tema raro y pobremente  estudiado y el tiempo dedicado a la formación de los profesores parece a menudo un lujo innecesario para los responsables de la educación. Y no solamente una formación inicial, sino que también continua. La pedagogía, la aptitud de acompañar al niño en su aprendizaje, no es innato, no es un don que se tiene o que no se tiene, es una suma de conocimientos de procedimientos de aprendizaje, de psicología de los niños, del interés en las materias enseñadas y de muchas otras áreas.

La segunda convicción viene del hecho que enseñar es un hecho científico. Como en toda ciencia, se debe observar la realidad, el grupo y a cada niño, y llevar a cabo experimentos para deducir las “leyes” que harán evolucionar al grupo y a cada estudiante, generalizar los experimentos que funcionan y recomenzar el proceso de aprendizaje de la siguiente etapa. No hay nada “listo para usar” en la enseñanza, solo “a medida” y no se puede asegurar que lo que fue efectivo en una clase sea efectivo con otra.

La lección de los pioneros

Es por esto que estoy convencido que la enseñanza verdadera, en todos los niveles, es un proceso de innovación permanente a nivel del suelo, allí donde está la clase y sus profesores. La enseñanza, entonces, es una profesión siempre nueva, emocionante y llena de sorpresas. Pero, ¿cómo reunir estos billones de innovaciones en una conferencia mundial?

La cumbre le encargó a Charles Leadbeater observar innovaciones en todo el mundo. Él ha escrito un informe titulado “La innovación en la educación, lecciones para pioneros,” sin duda muy interesante. Pero mientras lo leo continuo diciéndole a todos aquellos que se dedican a la educación y la instrucción: miren e innoven, inventen y háganlo otra vez, consideren la importancia del juego en el aprendizaje, inclusive cuando se tienen recursos ilimitados; y háganlo con inteligencia y corazón. Los niños siempre crecen.

IndabaXchange

Seguramente un gran número de entre ustedes que frecuentan  Indaba-network, tienen interés, compromiso, y experiencia en el campo de la enseñanza o educación. Sin duda han experimentado proyectos de innovación. Los invitamos a participar de los grupos que trabajan en esta materia en IndabaXchange para que puedan dejarnos sus experiencias, sugerencias, preguntas, o críticas.

La primera innovación en esta materia es de intercambiar evitar los “días grises/ de tristeza” del profesor/maestro solitario.

Michel Seyrat

Traducción de Laura Hurtado Lambruschini (Perú)

,

7 comentarios

Indaba Network se lanza al crowdfunding


Tras el lanzamiento de indabaXchange, nuestra red social de proyectos, Indaba Network da un paso más: el crowdfunding (en inglés, financiamiento colectivo).

La misión de Indaba Network es apoyar a los grupos de jóvenes que participan en proyectos de cambio social. Para ello, ofrecemos consejos, recursos materiales y técnicas. Pero los jóvenes, también necesitan financiación para sus proyectos.

Sin embargo, no tenemos suficientes recursos propios, ni los medios para proporcionar este tipo de apoyo financiero. Incluso una pequeña cantidad de dinero puede hacer una diferencia. Por ejemplo, en África, con cierto apoyo, los jóvenes pueden crear una pequeña cooperativa de trabajo y servir a la comunidad garantizando al mismo tiempo su subsistencia.

No contamos con recursos propios, pero somos una red de varios cientos de miembros y varios cientos de amigos. Una solución es posible: el crowdfunding.

Históricamente, las personas se han unido para realizar un proyecto, pero el advenimiento de la Internet en los años 90, ha traído nuevas oportunidades. Se puede vincular la producción colectiva y el financiamiento colectivo (crowdfunding).

El uso del método del crowdfunding en la industria cinematográfica se remonta al año 2004, cuando los productores franceses Guillaume Colboc y Pommmeraud Benjamin lanzaron una campaña de financiamiento colectivo por internet para financiar su película Demain la Veille (Lugar para ayer). Ofrecieron, a través de internet, la posibilidad de financiar su película, a cambio de ser listados en los créditos, presenciar la filmación o recibir un DVD. La campaña fue super exitosa y alcanzó en pocos días, cerca de la mitad del financiamiento necesario para la rodar la película (Wikipedia).

En la actualidad, el financiamiento colectivo es ampliamente utilizado en el diseño participativo (la producción de objetos y muebles), la moda (de apoyo a los jóvenes creadores), las películas (producción on-line), las artes escénicas, la música, los juegos de vídeo, las artes visuales, las publicaciones, los medios,  e incluso la ciencia.

Nuestro objetivo es la aplicación de este tipo de financiamiento al campo de proyectos sociales participativos. El principio es simple: Indaba-Network selecciona un proyecto interesante de cambio social desarrollado por un grupo de jóvenes y propone a miembros y amigos de la red financiarlo de forma colectiva. Participan mediante una donación mínima de 10 dólares. Teniendo en cuenta nuestros números actuales, deberíamos ser capaces de obtener con facilidad de 4.000 a 5.000 dólares para apoyar un proyecto. Esto no es una suma grande, pero suficiente para proporcionar la energía necesaria para comenzar.

Nos hemos asociado con una plataforma de crowdfunding especializada: IndieGoGo, que garantiza la seguridad de los pagos y, por supuesto, nos informa, con total transparencia, los resultados de cada campaña.

La primera campaña se puso en marcha. Se llama “Un poco de energía para Angola”. Se trata de ayudar a un grupo de jóvenes argentinos voluntarios, especialistas en energía solar, para equipar y capacitar a los habitantes de la localidad de Mussende en Angola. Toda la información sobre este proyecto puede consultarse en IndabaXchange.

Si podemos hacer que el reto de financiar un proyecto de jóvenes funcione, vamos a dar un paso significativo en el logro de nuestra misión.

Ayúdanos a tener éxito: haz una donación de 10 dólares para apoyar el proyecto de los jóvenes voluntarios de Argentina. Puedes colaborar además movilizando a tus familiares y amigos a hacer lo mismo. El reto es recaudar 5.000 dólares en 45 días. Es necesario que al menos 500 personas donen 10 dólares cada uno.

La pelota está de tu lado!

Estamos seguros que podremos lograrlo, gracias de antemano.

El equipo de Indaba-Network

, ,

1 comentario

El Sistema, música para el desarrollo social


Vivimos en una época en la que la cultura no tiene la importancia que merece.El arte no es sólo un juego, es una condición personal, social e incluso económica.

Este proyecto, denominado “El Sistema”, nació en Venezuela en 1975 como una fundación que comprende varias orquestas de niños y jóvenes, para salvarlos de la violencia, la delincuencia y las drogas.

Venezuela se enfrenta a graves problemas sociales como el ausentismo, el robo,el abuso de drogas, y el desempleo. En este contexto, “El Sistema” ha reducido el fenómeno de la angustia social y ha fomentado  el deseo de perseguir un objetivo y adquirir las herramientas necesarias para dar más oportunidades de desarrollo personal, social y profesional.

En esta perspectiva, el crecimiento no es sólo visto como una forma de reunir y conciliar las voluntades de varios, sino que también aparece como una sinergia organizacional que da voz a los individuos y sus raíces en la base de la pirámide social (muchos de los participantes pertenecen a las clases sociales más pobres). Tocar en una orquesta, de hecho, no es un simple ejercicio de rendimiento, lo que contribuye a la aparición de una dinámica similar a la que existe en la mas amplia sociedad humana, donde los pensamientos de la gente son escuchados, compartidos o disputados con el resto de la comunidad.

” El Sistema” es un proyecto basado en varios fuerzas, haciéndolo único. Primero, el sistema de orquestas es organizado en una Fundación Central, que controla el circuito de funcionamiento así como muchos juegos de orquestas, coros y centros locales musicales, extendidos a través del territorio de Venezuela. Además, desde 1979 el proyecto  ha crecido continuamentecon la aparición de un líder fuerte, con una educación multifaceted: la J de Maestro. A. Abreu. Finalmente, el Gobierno es el principal asegurador de proyecto: por un lado, esto es definitivamente un incentivo para ganar el apoyo más intenso del sector privado, mientras que por otra parte, esto quiere decir que el programa nunca ha sido abandonado a la piedad de partidarios fragmentados.

“El Sistema” ha comenzado a extenderse más allá de las fronteras de Venezuela como un modelo cultural y social, en el primer año después de su fundación: se inició con la construcción de un sistema de orquestas en América Latina , y hoy en día hay programas como éste de Venezuela en más de 25 países: Argentina, Australia, Austria, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador,Escocia, EE.UU., Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Inglaterra, Italia, Jamaica, India, México, Nicaragua, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Uruguay.

“El Sistema” puede ofrecer experiencias accesibles a todos los seres humanos, independientemente de su identidad étnica, cultural y social, mediante la implementación de distintos procesos de integración social.Además, esta iniciativa puede contribuir significativamente al desarrollo socio-económico de un país.

Por lo tanto, la música es un instrumento de integración social y la comunicación: este concepto puede ser útil para las comunidades locales, así como a nivel mundial.

De hecho, en otras partes del mundo han nacido proyectos musicales con el objetivo de desarrollo social, como en Afganistán o en Argentina. El denominador común de estas iniciativas es la posibilidad de compartir una misión y unirse a los recursos desde una perspectiva ética, institucional y financiera. De esta manera, cada comunidad puede lograr el objetivo común de integración socio-económica y el desarrollo mediante el intercambio de música.

Esta teoría es también una invitación a todos para tratar de lograr algo útil para un desarrollo mundial más equitativo, aumentar el valor de la cultura y especialmente la música.

Maria Francesca Ghellere

, , , ,

1 comentario

La juventud neoyorquina se hace visible en la ocupación de Wall Street


Hasta ahora Estados Unidos era un gigante dormido, pero lo que viene ocurriendo recientemente en sus calles es señal de que el país puede estar despertando. La Primavera Árabe, las atrocidades en Siria y Bahrein, los disturbios en las ciudades francesas y en Londres, los desastres económicos en Grecia y otros países del sur de Europa, las amenazas a la Eurozona; y las sangrientas guerras en Afganistán e Irak, todavía activas… los estadounidenses han sido testigos de todo esto en sus casas, por la tele. Cada persona, cada familia, en aparente aislamiento de los demás.

Pero ya no. Ahora todo el mundo sabe que el salario real de la clase media estadounidense no ha aumentado en los últimos treinta años; que los pobres son cada vez más pobres y que el nivel de pobreza en el país está en niveles históricos; que los demócratas y los republicanos están en manos de quienes se han hecho extremadamente ricos en las últimas tres décadas, paralizando el sistema político con lo que se conoce en los EEUU como “intereses políticos especiales”.

Más allá de esto, la gran recesión está teniendo efectos especialmente crueles sobre la juventud estadounidense. Los jóvenes del país tienen un futuro laboral incierto, incluso si han sido suficientemente afortunados para tener una educación digna. El precio de la educación se ha elevado a tal punto que los jóvenes apenas pueden pagar las deudas que se ven obligados a contraer para poder estudiar. A esto hay que sumarle el hecho de que la juventud de hoy, en el futuro no tendrá más remedio que pagar las enormes deudas del sistema político estadounidense de la actualidad; deudas de las que, no obstante, no son responsables. El estadista y activista francés Stéphane Hessel, pensando en problemas similares en Europa, realiza un llamamiento a la juventud para “indignarse” de forma pacífica. Hasta la fecha se han vendido tres millones de ejemplares de su libro.

Los estadounidenses con pocos ingresos han visto cómo sus sueldos se esfumaban, al tiempo que millones de ellos han perdido también sus casas, en un frenesí de créditos agresivos y banca sin escrúpulos que no tiene precedentes. Durante las décadas de 1990 y 2000, los barrios de clase baja (en especial los latinos) fueron castigados con hipotecas de altos tipos de interés, a pesar de que los prestamistas sabían que estas personas poseían escaso patrimonio con el que responder en situaciones difíciles, como la pérdida del trabajo por parte del cabeza de familia. Los agentes encargados de gestionar estos préstamos recibían su sueldo independientemente de si las hipotecas se acababan pagando o no. Después, estas hipotecas tan mal diseñadas fueron agrupadas mediante ingeniería financiera y vendidas en los mercados a: instituciones públicas, fondos de pensiones y otras organizaciones que confían en las agencias de calificación (como Moodys o Standard and Poors) para estimar la fiabilidad de sus inversiones. ¡El problema es que los grandes bancos pagan a las agencias de calificación por sus análisis! El crash llegó en 2008. Bush y Obama salvaron a los enormes bancos caídos con el famoso rescate. Pero la convulsión económica todavía sigue: gente que se queda sin casa, sin trabajo y sin ingresos, y debe sobrevivir con subsidios sociales cada vez más escasos.

Millones de estadounidenses se preguntan: “¿Dónde está el rescate para nosotros?”. Grupos de jóvenes, sindicatos, pacifistas, ecologistas, trabajadores de clase media, asociaciones de vecinos, estudiantes, intelectuales, periodistas, pequeños empresarios y artistas; todos han descubierto su propia voz y llevan ocupando Wall Street, el corazón financiero de EEUU, desde hace tres semanas. Estos ocupantes están organizados en grupos de trabajo de financiación, economía, comunicación, internet, limpieza, atención médica, acción directa y comida (además de publicar el “Occupied Wall Street Journal”, el “Diario del Wall Street Ocupado”). Ciudadanos de a pie les dan alimentos y apoyo de muchos tipos. Y ya hay acampadas similares en multitud de distritos financieros del país.

El pasado fin de semana, se produjo uno de las mayores detenciones en masa de la historia de los EEUU, con el arresto por parte de la policía de Nueva York de 700 manifestantes pacíficos que realizaban una marcha solidaria cruzando el puente de Brooklyn:

(Photo: Jessica Rinaldi/Reuters)

El miércoles 5 de octubre, el dúo de hip-hop “Rebel Diaz” relató la situación mediante un rap grabado en directo cerca de Wall Street y disponible en Youtube.

De la misma forma que las protestas contra la guerra de Vietnam en los años 1960 y 1970, las protestas de los estadounidenses este otoño en las calles aglutinan distintos sectores sociales. En sus primeros momentos, que actualmente presenciamos, muchos analistas de los principales medios de comunicación les restan importancia alegando que no parecen tener un mensaje claro o unificado. Mientras tanto, la respuesta oficial en las ciudades es bastante distinta. Por ejemplo, en Nueva York, la policía del alcalde Bloomberg ha detenido a cientos de personas y apaleado a gente que se manifestaba de forma pacífica mientras los impregnaban con gas pimienta. En Boston, por contra, la policía del alcalde Menino ha sido más tolerante a la hora de lidiar con este movimiento pacífico. Después de todo, las ciudades estadounidenses están atadas económicamente porque el presupuesto para policías, bomberos y ambulancias se está recortando en todas partes debido a la bajada en los ingresos por impuestos que la recesión provoca. Será interesante ver cómo estos funcionarios en la encrucijada se comportarán en el caso de que las protestas aumenten y se extiendan a más ciudades. Los manifestantes también quieren proteger los puestos de trabajo y los sueldos de los funcionarios cuya responsabilidad es disuadir a los primeros.

Quizás este resurgir en las calles pueda llevar a un optimismo infundado. Quedan muchas preguntas por responder: ¿adónde irá este nuevo movimiento? ¿Cómo puede la gente mayor apoyar a esos jóvenes listos, creativos y entusiastas que están viendo en los periódicos y (¡por fin!) en las televisiones privadas? ¿Cómo podemos romper la inercia de los republicanos y los demócratas en Washington y parar los flujos de dinero que corrompen el sistema político, a través de un movimiento callejero que hasta el momento no se ha puesto de acuerdo en cuáles son sus reclamaciones? ¿Cómo podemos librarnos de las agencias de calificación y mantener a raya los excesos de los bancos que son demasiado grandes para caer? ¿Cuál es la relación entre lo que está ocurriendo en las calles y el, esperado por muchos, impulso para llevar EEUU a un camino mejor?

A pesar de todo, en estos oscuros días de la gran recesión, estoy verdaderamente conmovido. Hay signos de un movimiento de protesta elaborado, pacífico, iniciado por la juventud y presente en las calles estadounidenses. Y no cabe duda de que es un hecho reseñable.

Biorn Maybury-Lewis

, , , , , ,

Deja un comentario