Entradas etiquetadas como cultura

¿Sabes qué es BRAC?


Todo el mundo conoce el Banco Grameen fundado por Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz en 2006, promotor del microcrédito. Y ¿Conoces la BRAC, fundada por otro ciudadano de Bangladesh, Fazle Hasan Abed, que acaba de recibir el primer premio WISE por la educación?

BRAC es el acrónimo de Bangladesh Rural Advancement Committee (Comité de Progreso Rural de Bangladesh), no es sólo una ONG, sino probablemente la empresa social más grande del mundo, presente en diez países con más de sesenta mil empleados y el mismo número de voluntarios.

En 1971, Fazle Hasan Abed era director financiero de Shell. Era la época en que Bangladesh estaba en guerra por la independencia, contra Pakistán. Conmovido por la situación de miles de refugiados, dejó su puesto para dedicarse a su país y creó el Comité de Ayuda a la rehabilitación de Bangladesh, primer nombre de BRAC. Después de dos años, dada la magnitud de la tarea escogida, Fazle Hasan Abed decidió dedicarse por completo al BRAC.

Este director financiero inconformista, inspirado en la lectura de Frantz Fanon, Paulo Freire e Ivan Illitch, decide comprometerse a combatir la pobreza en todos sus frentes.

Explica: “no nos podemos contentar sólo con prestar dinero. También es necesario asegurar que las madres comprendan las reglas básicas de higiene para proteger a sus hijos de enfermedades y la deshidratación. Luego, tenemos que educar a esos niños y darles acceso a la educación superior” (Le Monde, 3 de noviembre de 2011)

Para apoyar esta acción multidisciplinaria, Fazle Hasan Abed hizo del BRAC una empresa social, autosustentable en el 70%. El BRAC desarrolla una estrategia integral, que va desde las campañas de salud preventiva a las plantaciones agrícolas. También es una potente organización de microcrédito con $ 1 mil millones de préstamos a más de 8 millones de clientes sólo en Bangladesh. La organización maneja un presupuesto de $ 495 millones y 110 millones de personas se benefician de sus acciones, no sólo en Bangladesh sino también en Sri Lanka, Afganistán, Pakistán, Liberia, Sierra Leona, Haití, el sur de Sudán, Tanzania y Uganda. Es decir, en los países más pobres del mundo.

El BRAC también realiza una acción impresionante en el campo de la educación, desde la impresión de textos escolares hasta la construcción de escuelas y guarderías infantiles. Es por esta razón que el BRAC acaba de recibir el premio WISE a la educación. Volveremos más tarde al premio Wise, la Cumbre Mundial de la Innovación en Educación, una iniciativa de Qatar.

Por ahora vamos a tratar de extraer algunas lecciones de la aventura de BRAC:

  • En primer lugar debemos señalar que los países del Sur son, ahora capaces de iniciativas de gran alcance que cambian el juego en el campo de la ayuda al desarrollo: el Sur ayuda al Sur!
  • Luego, en el momento cuando los tratados y los acróbatas de finanzas mundiales poner al mundo en situación de riesgo, debemos sugerirles que algunos de ellos sigan el ejemplo de Fazle Hasan Abed. Después de todo, es probable que sea más eficiente la idea de crear una organización como BRAC en lugar de perder el tiempo jugando juegos electrónicos de finanza mundial! Hoy en día, no estaría nada de mal tener una media docena de nuevos BRAC!
  • Por último, vamos a lanzar un mensaje a todos los jóvenes graduados de las escuelas de ingeniería y negocios: ¿Has pensado en explorar el campo de la economía social, en lugar de buscar un trabajo en el “mundo de los negocios”? En la actual crisis económica, las empresas sociales lo están haciendo bien. Emplean a más de 11 millones de trabajadores en Europa. ¿No crees que sea una alternativa a tener en cuenta frente al mundo deshumanizado y depredador del capitalismo?

Para más información, visite: http://www.brac.net/

Dominique Bénard

Anuncios

, , ,

3 comentarios

El Sistema, música para el desarrollo social


Vivimos en una época en la que la cultura no tiene la importancia que merece.El arte no es sólo un juego, es una condición personal, social e incluso económica.

Este proyecto, denominado “El Sistema”, nació en Venezuela en 1975 como una fundación que comprende varias orquestas de niños y jóvenes, para salvarlos de la violencia, la delincuencia y las drogas.

Venezuela se enfrenta a graves problemas sociales como el ausentismo, el robo,el abuso de drogas, y el desempleo. En este contexto, “El Sistema” ha reducido el fenómeno de la angustia social y ha fomentado  el deseo de perseguir un objetivo y adquirir las herramientas necesarias para dar más oportunidades de desarrollo personal, social y profesional.

En esta perspectiva, el crecimiento no es sólo visto como una forma de reunir y conciliar las voluntades de varios, sino que también aparece como una sinergia organizacional que da voz a los individuos y sus raíces en la base de la pirámide social (muchos de los participantes pertenecen a las clases sociales más pobres). Tocar en una orquesta, de hecho, no es un simple ejercicio de rendimiento, lo que contribuye a la aparición de una dinámica similar a la que existe en la mas amplia sociedad humana, donde los pensamientos de la gente son escuchados, compartidos o disputados con el resto de la comunidad.

” El Sistema” es un proyecto basado en varios fuerzas, haciéndolo único. Primero, el sistema de orquestas es organizado en una Fundación Central, que controla el circuito de funcionamiento así como muchos juegos de orquestas, coros y centros locales musicales, extendidos a través del territorio de Venezuela. Además, desde 1979 el proyecto  ha crecido continuamentecon la aparición de un líder fuerte, con una educación multifaceted: la J de Maestro. A. Abreu. Finalmente, el Gobierno es el principal asegurador de proyecto: por un lado, esto es definitivamente un incentivo para ganar el apoyo más intenso del sector privado, mientras que por otra parte, esto quiere decir que el programa nunca ha sido abandonado a la piedad de partidarios fragmentados.

“El Sistema” ha comenzado a extenderse más allá de las fronteras de Venezuela como un modelo cultural y social, en el primer año después de su fundación: se inició con la construcción de un sistema de orquestas en América Latina , y hoy en día hay programas como éste de Venezuela en más de 25 países: Argentina, Australia, Austria, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador,Escocia, EE.UU., Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Inglaterra, Italia, Jamaica, India, México, Nicaragua, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Uruguay.

“El Sistema” puede ofrecer experiencias accesibles a todos los seres humanos, independientemente de su identidad étnica, cultural y social, mediante la implementación de distintos procesos de integración social.Además, esta iniciativa puede contribuir significativamente al desarrollo socio-económico de un país.

Por lo tanto, la música es un instrumento de integración social y la comunicación: este concepto puede ser útil para las comunidades locales, así como a nivel mundial.

De hecho, en otras partes del mundo han nacido proyectos musicales con el objetivo de desarrollo social, como en Afganistán o en Argentina. El denominador común de estas iniciativas es la posibilidad de compartir una misión y unirse a los recursos desde una perspectiva ética, institucional y financiera. De esta manera, cada comunidad puede lograr el objetivo común de integración socio-económica y el desarrollo mediante el intercambio de música.

Esta teoría es también una invitación a todos para tratar de lograr algo útil para un desarrollo mundial más equitativo, aumentar el valor de la cultura y especialmente la música.

Maria Francesca Ghellere

, , , ,

1 comentario

Imágenes y percepciones


Los modernos medios de comunicación intensifican de manera inaudita las informaciones que recibimos. Y no se trata solamente de los medios profesionales de comunicación (diarios, agencias de prensa, cadenas de televisión) que intervienen, si no también de los propios particulares, gracias a Internet 2.0 (Facebook, Twitter, YouTube, etc.).

Comunicación en bruto
Se trata, la mayor parte de las veces, de una comunicación en bruto, inmediata: en Japón, los sobrevivientes del Tsunami, refugiados en la terraza de un inmueble, filman con su teléfono móvil la crecida de las olas que lo arrastran todo a su paso. Publicado en YouTube, el video da la vuelta al mundo. El fenómeno se ha convertido en algo tan masivo que los medios de comunicación están tentados de utilizarlo. France 24, la cadena francesa de información, propone a particulares de todas las regiones del mundo convertirse en sus “observadores”. Un programa, en particular, les cede regularmente la palabra.

En consecuencia, sentados delante de nuestros monitores, somos bombardeados por imágenes e informaciones que nos invaden sin que, casi nunca, se aplique la regla fundamental de un buen periodismo: el cruce y la verificación de las fuentes.

Nuevo poder, nuevos deberes
¿Cómo reaccionar? En principio, alegrémonos de este nuevo poder dado al pueblo. Gracias a Internet y a los teléfonos móviles los jóvenes árabes han hecho caer a los históricos dictadores.

Al mismo tiempo, seamos conscientes de las inéditas posibilidades de manipulación que conllevan las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Las imágenes por si solas no son pruebas; con Photoshop©, cualquier adolescente apasionado por la informática puede modificar una fotografía digital. La información en bruto no existe en absoluto.

Además, las imágenes que se repiten una y otra vez, que nos bombardean y nos invaden, tienen un efecto hipnótico: apuntan a nuestras emociones y bloquean nuestra reflexión. Tienden a reforzar los estereotipos, o incluso el rechazo a ser informado. Frente al bombardeo mediático, es grande la tentación de apagar la pantalla y de “dedicarse a otra cosa”.

Necesidad educativa
Por lo tanto, he aquí una necesidad para la educación de la ciudadanía mundial: educar en las imágenes y en las percepciones.
Esto implica la adquisición de nuevos conocimientos, competencias y actitudes. Por ejemplo:

  • desarrollar nuestro conocimiento de otras culturas para comprender que ciertas opiniones no son compartidas por todos y que puntos de vista diferentes tienen su propia lógica y su propia validez;
  • conocer los estereotipos más comunes y sus orígenes, ser capaces de identificarlos;
  • estar informados acerca de las técnicas para crear, alterar, manipular y difundir informaciones e imágenes;
  • ser capaces de percibir diferentes perspectivas e intenciones en la palabras, los textos y las imágenes;
  • ser capaces de identificar los estereotipos y perjuicios en los discursos, los medios de comunicación y las prácticas institucionales y saber contrarrestarlos;
  • practicar un escepticismo informado y reflexivo respecto de las imágenes e informaciones que recibimos;
  • tener la voluntad de verificar las fuentes de información y compararlas con otras fuentes.

He aquí un campo de acción y de educación apasionante para jóvenes y educadores. Es urgente desarrollar los recursos educativos necesarios y compartir las experiencias llevadas a cabo.

, , ,

2 comentarios