Acciones


El futuro no es una única entidad, prederteminada. Un número diferente de futuros es posible y es nuestro comportamiento de hoy el que decide cuál de estas alternativas se convertirá en realidad. Por ejemplo, los científicos son absolutamente capaces de decirnos qué sucederá en cincuenta años a partir de ahora, si no hacemos nada para reducir el calentamiento global. Lo mismo se puede decir sobre nuestra vida personal. Por supuesto debemos aceptar que algunas alternativas para el cambio y la acción pueden no abrirse ante nosotros, pero explorar posibilidades realistas puede darnos fuerza y un antídoto saludable para la desesperanza.

Detengámonos un momento y consideremos lo que esto significa.

1. El futuro no está fijado de antemano. Hay varias alternativas y puede ser útil ubicarlas en 3 categorías: aquellas que son posibles, aquellas que son probables y aquellas que son preferibles.

2. Todos tenemos la responsabilidad de hacer elecciones concientes e informadas acerca del futuro. Cada elección que hagamos en el presente tiene un impacto en el futuro. Creemos que los seres humanos no están a la merced de las fuerzas del cambio, ellas son las fuerzas del cambio.

3. Podemos adoptar dos actitudes opuestas en torno al futuro: una actitud reactiva o una actitud proactiva.

  • La primera actitud consiste en enfrentar el futuro esperando los problemas, o las crisis, para tomar forma y luego reaccionar ante ellos. Luego, suele ser demasiado tarde para evitar la mayoría de las consecuencias desastrosas. Incluso, una persona que elige no hacer nada de cara a un problema local, nacional o global, ha hecho una elección, la cual tiene consecuencias sociales, políticas y económicas.
  • La actitud proactiva, por el contrario, consiste en considerar los problemas actuales y tendencias, anticiparse a posibles resultados y tomar acciones ya sea para evitar mayores problemas o promover, simplemente, alternativas más sustentables y pacíficas.

Acción para el cambio

Si queremos trabajar por un futuro diferente, necesitamos preparar e implementar un proyecto de cambio, por ejemplo una acción que, de una manera o de otra, afectará la realidad que conocemos.

Se requieren los siguientes tres pasos:

  • Elegir: elige compañeros de equipo, campo de acción y objetivos.
  • Proyectar: prepara e implementa un plan de acción.
  • Valorizar: evalúa el impacto del proyecto y hazlo conocer.
Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: