Archivo para la categoría Cuidadania

¿Políticas dictadas por los mercados o basadas en los valores?


El Partenón (en griego antiguo: Παρθενών) es un templo en la Acrópolis de Atenas, Grecia, dedicado a Atenea, la diosa de la sabiduría, el coraje, la inspiración, la civilización, la guerra, la fuerza, la estrategia, las artes, la artesanía, la justicia, y la habilidad

“Porque somos pequeñas potencias, Grecia está nuevamente,  a la vanguardia enlucha por el futuro”.  Profesor Mark Mazower, New York Times 29 de junio 2011.

Los griegos se han sentido muy infelices en los últimos dos años. Desde el comienzo de la “crisis” hasta la elección del nuevo Primer Ministro. Se sentían infelices, en primer lugar, de sí mismos, porque realmente lo pudrieron todo, y en parte debido a su pérdida de interés en la política de las últimas décadas. Esto llevó a una situación política marcada por la ausencia de un verdadero liderazgo y soluciones. Los griegos nunca expresaron esta opinión en público, pero es conocido y esta en la mente de todos. Ahora, reaccionan por los disturbios e incendios: como un fumador empedernido que de repente descubre que tiene cáncer después de 30 años de fumar cigarrillos. Los griegos están en lo que podríamos decir el peor momento de la democracia – una democracia dirigida por un ex banquero. Rabia y miedo están a flor de piel.

Prejuicios y caricaturas

Pero, ¿Cuáles son los “hechos” comúnmente aceptados en el norte de Europa en relación a lo que está pasando hoy en Grecia, que podría darnos una idea de ‘la lucha por el futuro’ a que se refiere el profesor Mazower?

Los “hechos” son la idea preconcebida que se tiene de los griegos – debido al clima soleado del Mediterráneo de que disfrutan (recuerden a Apolo)-  que son más o menos flojos, que pasan buen tiempo  desperdiciando “su” dinero. También es casi “seguro” de que si una familia alemana o sueca emigra a Grecia, después de tres generaciones se llegará al mismo resultado: perezosos, que pasan su tiempo tomando el sol para contemplar el azul del mar, comer pescado y beber café frío.

Estereotipos crueles y falsos

Lo que acabo de decir, es un estereotipo cruel de la Grecia contemporánea. Contrariamente a la idea, tan popular en algunos círculos del norte de Europa, de estar “tumbados a la orilla del mar”, las estadísticas de Eurostat muestran que los griegos trabajan más horas por año que los alemanes y el promedio europeo. Hoy en día, para “salvar la economía”, están llamados a trabajar más y ganar menos, y además contentarse con servicios públicos reducidos.

¿Entonces por qué todo este lío en Grecia y los problemas que esto significa para Europa? ¿Porque el pueblo griego, improductivo despilfarra su dinero imprudentemente? No, desafortunadamente no es tan fácil. La rabia de Europa con los griegos es por sus valores.

Valores convincentes

Los griegos inventaron los valores reales y los enseñaron en Occidente. ¿Cuándo y cómo? Estos valores llegaron de la Antigua Grecia y las colonias griegas, pasando por el Renacimiento, la Ilustración y las revoluciones francesa y griega… La democracia, el problema del bien común, la lealtad a las instituciones, la confianza y respeto mutuo, y la creencia en la apertura y la honestidad de las personas elegidas para cargos públicos… La cultura es la expresión de ideas y valores de una sociedad. Es debido a estos valores que la antigua cultura griega (y sus protagonistas) es considerada una de las culturas más importantes, no sólo en Occidente. Estos valores han hecho que Grecia tenga una gran notoriedad y consideración mundial (¡y también un gran turismo, por supuesto!). Los griegos ahora están siendo cuestionados, ya que en menos de treinta años, han perdido sus valores ancestrales. Europa, nunca les perdonará esto. Fue en nombre de esos valores que Grecia se unió a la Unión Europea en 1981, y no debido a su fuerza de trabajo o el tamaño de su mercado.

Valores humanos

¿El futuro? Los griegos deben encontrar sus valores perdidos. ¿Será esto fácil? Nadie lo sabe…

Esto puede ser el resultado de la lucha entre la humanidad y la vanidad. He conocido a mucha gente (no griegos) que me dicen que hay que ir a Grecia a aprender lo que somos y encontrar su interior… No sé si estoy de acuerdo con esto. Nací griego, así que mi opinión no importa. Pero lo que puedo hacer es tratar de llevar a mi país a todas las personas que quieran vivir y experimentar la filosofía del espíritu olímpico, la democracia, y compartir estos valores con ellos. Los griegos sólo debe luchar contra su único y gran enemigo real: la tendencia al mal – que los ha derrotado totalmente en el último año – y recordar su glorioso pasado. Después de todo, los Juegos Olímpicos de 2004 no están lejos. Esto es lo que Europa quiere realmente, lo que el mundo realmente necesita. Valores verdaderos, por humanos reales, para personas reales.

Introspección

Un cambio posible (un cambio para mejor: cambio en su conceptualización inicial, no es necesariamente en sí misma una palabra positiva) vendrá desde el interior de Grecia. Todo el mundo sabe que las instituciones modernas se pueden adherir a los valores adecuados (como los oráculos lo hacían  con los antiguos griegos, recuerden  el oráculo de Delfos). Son las  instituciónes las que pueden hacer cambiar las cosas: la Iglesia Ortodoxa, las escuelas, las universidades, y por supuesto las familias contemporáneas.

Por desgracia, instituciones como la Iglesia Ortodoxa Griega, no apoyan este cambio basado en los valores. Ni siquiera porque los empleados griegos ortodoxos (los sacerdotes) son pagados con dinero del Estado griego. El antiguo Primer Ministro griego había prometido una separación entre Iglesia y Estado, pero no hizo nada.

Apertura hacia el exterior

Lo que los griegos necesitan ahora, es un movimiento hacia afuera, algo que los famosos ricos armamentistas griegos experimentaron décadas atrás. Esto podría expresarse por una educación venida del extranjero, una especie de enriquecimiento cultural y económico. Los griegos no pueden entender por qué ni cómo llegó esta crisis. Hace dos siglos, el movimiento europeo Hellenophile (“amor por la cultura griega”), con héroes como Lord Byron, fue quien realmente llevó el interés de Europa hacia Grecia. La historia simplemente se repite. El pueblo griego y sus líderes deben reproducir el círculo una y otra vez (para bien o para mal).

¿Quien es el culpable?

En resumen, los griegos deben aceptar que tendrán que mirar hacia adentro y hacia afuera para enderezar su país en los próximos años. Especialmente deberán poner atención a su sistema político y la reforma del mismo. Al mismo tiempo, la Comunidad Europea deberá considerar el nivel en que los griegos trabajan – muy por encima de la media europea – y la carga extraordinaria que la mayoría de los griegos deben soportar en estos momentos. Si las medidas de austeridad previstas se aplican, tendrán que pagar por los caros errores que los líderes de relacionados a los arreglos financieros que en ningún caso han beneficiado a los ciudadanos griegos, y que ahora se verán obligados a pagar por ellos.

Temístocles Papadimopoulos

, ,

1 comentario

¿Sabes qué es BRAC?


Todo el mundo conoce el Banco Grameen fundado por Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz en 2006, promotor del microcrédito. Y ¿Conoces la BRAC, fundada por otro ciudadano de Bangladesh, Fazle Hasan Abed, que acaba de recibir el primer premio WISE por la educación?

BRAC es el acrónimo de Bangladesh Rural Advancement Committee (Comité de Progreso Rural de Bangladesh), no es sólo una ONG, sino probablemente la empresa social más grande del mundo, presente en diez países con más de sesenta mil empleados y el mismo número de voluntarios.

En 1971, Fazle Hasan Abed era director financiero de Shell. Era la época en que Bangladesh estaba en guerra por la independencia, contra Pakistán. Conmovido por la situación de miles de refugiados, dejó su puesto para dedicarse a su país y creó el Comité de Ayuda a la rehabilitación de Bangladesh, primer nombre de BRAC. Después de dos años, dada la magnitud de la tarea escogida, Fazle Hasan Abed decidió dedicarse por completo al BRAC.

Este director financiero inconformista, inspirado en la lectura de Frantz Fanon, Paulo Freire e Ivan Illitch, decide comprometerse a combatir la pobreza en todos sus frentes.

Explica: “no nos podemos contentar sólo con prestar dinero. También es necesario asegurar que las madres comprendan las reglas básicas de higiene para proteger a sus hijos de enfermedades y la deshidratación. Luego, tenemos que educar a esos niños y darles acceso a la educación superior” (Le Monde, 3 de noviembre de 2011)

Para apoyar esta acción multidisciplinaria, Fazle Hasan Abed hizo del BRAC una empresa social, autosustentable en el 70%. El BRAC desarrolla una estrategia integral, que va desde las campañas de salud preventiva a las plantaciones agrícolas. También es una potente organización de microcrédito con $ 1 mil millones de préstamos a más de 8 millones de clientes sólo en Bangladesh. La organización maneja un presupuesto de $ 495 millones y 110 millones de personas se benefician de sus acciones, no sólo en Bangladesh sino también en Sri Lanka, Afganistán, Pakistán, Liberia, Sierra Leona, Haití, el sur de Sudán, Tanzania y Uganda. Es decir, en los países más pobres del mundo.

El BRAC también realiza una acción impresionante en el campo de la educación, desde la impresión de textos escolares hasta la construcción de escuelas y guarderías infantiles. Es por esta razón que el BRAC acaba de recibir el premio WISE a la educación. Volveremos más tarde al premio Wise, la Cumbre Mundial de la Innovación en Educación, una iniciativa de Qatar.

Por ahora vamos a tratar de extraer algunas lecciones de la aventura de BRAC:

  • En primer lugar debemos señalar que los países del Sur son, ahora capaces de iniciativas de gran alcance que cambian el juego en el campo de la ayuda al desarrollo: el Sur ayuda al Sur!
  • Luego, en el momento cuando los tratados y los acróbatas de finanzas mundiales poner al mundo en situación de riesgo, debemos sugerirles que algunos de ellos sigan el ejemplo de Fazle Hasan Abed. Después de todo, es probable que sea más eficiente la idea de crear una organización como BRAC en lugar de perder el tiempo jugando juegos electrónicos de finanza mundial! Hoy en día, no estaría nada de mal tener una media docena de nuevos BRAC!
  • Por último, vamos a lanzar un mensaje a todos los jóvenes graduados de las escuelas de ingeniería y negocios: ¿Has pensado en explorar el campo de la economía social, en lugar de buscar un trabajo en el “mundo de los negocios”? En la actual crisis económica, las empresas sociales lo están haciendo bien. Emplean a más de 11 millones de trabajadores en Europa. ¿No crees que sea una alternativa a tener en cuenta frente al mundo deshumanizado y depredador del capitalismo?

Para más información, visite: http://www.brac.net/

Dominique Bénard

, , ,

3 comentarios

El Sistema, música para el desarrollo social


Vivimos en una época en la que la cultura no tiene la importancia que merece.El arte no es sólo un juego, es una condición personal, social e incluso económica.

Este proyecto, denominado “El Sistema”, nació en Venezuela en 1975 como una fundación que comprende varias orquestas de niños y jóvenes, para salvarlos de la violencia, la delincuencia y las drogas.

Venezuela se enfrenta a graves problemas sociales como el ausentismo, el robo,el abuso de drogas, y el desempleo. En este contexto, “El Sistema” ha reducido el fenómeno de la angustia social y ha fomentado  el deseo de perseguir un objetivo y adquirir las herramientas necesarias para dar más oportunidades de desarrollo personal, social y profesional.

En esta perspectiva, el crecimiento no es sólo visto como una forma de reunir y conciliar las voluntades de varios, sino que también aparece como una sinergia organizacional que da voz a los individuos y sus raíces en la base de la pirámide social (muchos de los participantes pertenecen a las clases sociales más pobres). Tocar en una orquesta, de hecho, no es un simple ejercicio de rendimiento, lo que contribuye a la aparición de una dinámica similar a la que existe en la mas amplia sociedad humana, donde los pensamientos de la gente son escuchados, compartidos o disputados con el resto de la comunidad.

” El Sistema” es un proyecto basado en varios fuerzas, haciéndolo único. Primero, el sistema de orquestas es organizado en una Fundación Central, que controla el circuito de funcionamiento así como muchos juegos de orquestas, coros y centros locales musicales, extendidos a través del territorio de Venezuela. Además, desde 1979 el proyecto  ha crecido continuamentecon la aparición de un líder fuerte, con una educación multifaceted: la J de Maestro. A. Abreu. Finalmente, el Gobierno es el principal asegurador de proyecto: por un lado, esto es definitivamente un incentivo para ganar el apoyo más intenso del sector privado, mientras que por otra parte, esto quiere decir que el programa nunca ha sido abandonado a la piedad de partidarios fragmentados.

“El Sistema” ha comenzado a extenderse más allá de las fronteras de Venezuela como un modelo cultural y social, en el primer año después de su fundación: se inició con la construcción de un sistema de orquestas en América Latina , y hoy en día hay programas como éste de Venezuela en más de 25 países: Argentina, Australia, Austria, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador,Escocia, EE.UU., Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, Inglaterra, Italia, Jamaica, India, México, Nicaragua, Portugal, Puerto Rico, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Uruguay.

“El Sistema” puede ofrecer experiencias accesibles a todos los seres humanos, independientemente de su identidad étnica, cultural y social, mediante la implementación de distintos procesos de integración social.Además, esta iniciativa puede contribuir significativamente al desarrollo socio-económico de un país.

Por lo tanto, la música es un instrumento de integración social y la comunicación: este concepto puede ser útil para las comunidades locales, así como a nivel mundial.

De hecho, en otras partes del mundo han nacido proyectos musicales con el objetivo de desarrollo social, como en Afganistán o en Argentina. El denominador común de estas iniciativas es la posibilidad de compartir una misión y unirse a los recursos desde una perspectiva ética, institucional y financiera. De esta manera, cada comunidad puede lograr el objetivo común de integración socio-económica y el desarrollo mediante el intercambio de música.

Esta teoría es también una invitación a todos para tratar de lograr algo útil para un desarrollo mundial más equitativo, aumentar el valor de la cultura y especialmente la música.

Maria Francesca Ghellere

, , , ,

1 comentario

La juventud neoyorquina se hace visible en la ocupación de Wall Street


Hasta ahora Estados Unidos era un gigante dormido, pero lo que viene ocurriendo recientemente en sus calles es señal de que el país puede estar despertando. La Primavera Árabe, las atrocidades en Siria y Bahrein, los disturbios en las ciudades francesas y en Londres, los desastres económicos en Grecia y otros países del sur de Europa, las amenazas a la Eurozona; y las sangrientas guerras en Afganistán e Irak, todavía activas… los estadounidenses han sido testigos de todo esto en sus casas, por la tele. Cada persona, cada familia, en aparente aislamiento de los demás.

Pero ya no. Ahora todo el mundo sabe que el salario real de la clase media estadounidense no ha aumentado en los últimos treinta años; que los pobres son cada vez más pobres y que el nivel de pobreza en el país está en niveles históricos; que los demócratas y los republicanos están en manos de quienes se han hecho extremadamente ricos en las últimas tres décadas, paralizando el sistema político con lo que se conoce en los EEUU como “intereses políticos especiales”.

Más allá de esto, la gran recesión está teniendo efectos especialmente crueles sobre la juventud estadounidense. Los jóvenes del país tienen un futuro laboral incierto, incluso si han sido suficientemente afortunados para tener una educación digna. El precio de la educación se ha elevado a tal punto que los jóvenes apenas pueden pagar las deudas que se ven obligados a contraer para poder estudiar. A esto hay que sumarle el hecho de que la juventud de hoy, en el futuro no tendrá más remedio que pagar las enormes deudas del sistema político estadounidense de la actualidad; deudas de las que, no obstante, no son responsables. El estadista y activista francés Stéphane Hessel, pensando en problemas similares en Europa, realiza un llamamiento a la juventud para “indignarse” de forma pacífica. Hasta la fecha se han vendido tres millones de ejemplares de su libro.

Los estadounidenses con pocos ingresos han visto cómo sus sueldos se esfumaban, al tiempo que millones de ellos han perdido también sus casas, en un frenesí de créditos agresivos y banca sin escrúpulos que no tiene precedentes. Durante las décadas de 1990 y 2000, los barrios de clase baja (en especial los latinos) fueron castigados con hipotecas de altos tipos de interés, a pesar de que los prestamistas sabían que estas personas poseían escaso patrimonio con el que responder en situaciones difíciles, como la pérdida del trabajo por parte del cabeza de familia. Los agentes encargados de gestionar estos préstamos recibían su sueldo independientemente de si las hipotecas se acababan pagando o no. Después, estas hipotecas tan mal diseñadas fueron agrupadas mediante ingeniería financiera y vendidas en los mercados a: instituciones públicas, fondos de pensiones y otras organizaciones que confían en las agencias de calificación (como Moodys o Standard and Poors) para estimar la fiabilidad de sus inversiones. ¡El problema es que los grandes bancos pagan a las agencias de calificación por sus análisis! El crash llegó en 2008. Bush y Obama salvaron a los enormes bancos caídos con el famoso rescate. Pero la convulsión económica todavía sigue: gente que se queda sin casa, sin trabajo y sin ingresos, y debe sobrevivir con subsidios sociales cada vez más escasos.

Millones de estadounidenses se preguntan: “¿Dónde está el rescate para nosotros?”. Grupos de jóvenes, sindicatos, pacifistas, ecologistas, trabajadores de clase media, asociaciones de vecinos, estudiantes, intelectuales, periodistas, pequeños empresarios y artistas; todos han descubierto su propia voz y llevan ocupando Wall Street, el corazón financiero de EEUU, desde hace tres semanas. Estos ocupantes están organizados en grupos de trabajo de financiación, economía, comunicación, internet, limpieza, atención médica, acción directa y comida (además de publicar el “Occupied Wall Street Journal”, el “Diario del Wall Street Ocupado”). Ciudadanos de a pie les dan alimentos y apoyo de muchos tipos. Y ya hay acampadas similares en multitud de distritos financieros del país.

El pasado fin de semana, se produjo uno de las mayores detenciones en masa de la historia de los EEUU, con el arresto por parte de la policía de Nueva York de 700 manifestantes pacíficos que realizaban una marcha solidaria cruzando el puente de Brooklyn:

(Photo: Jessica Rinaldi/Reuters)

El miércoles 5 de octubre, el dúo de hip-hop “Rebel Diaz” relató la situación mediante un rap grabado en directo cerca de Wall Street y disponible en Youtube.

De la misma forma que las protestas contra la guerra de Vietnam en los años 1960 y 1970, las protestas de los estadounidenses este otoño en las calles aglutinan distintos sectores sociales. En sus primeros momentos, que actualmente presenciamos, muchos analistas de los principales medios de comunicación les restan importancia alegando que no parecen tener un mensaje claro o unificado. Mientras tanto, la respuesta oficial en las ciudades es bastante distinta. Por ejemplo, en Nueva York, la policía del alcalde Bloomberg ha detenido a cientos de personas y apaleado a gente que se manifestaba de forma pacífica mientras los impregnaban con gas pimienta. En Boston, por contra, la policía del alcalde Menino ha sido más tolerante a la hora de lidiar con este movimiento pacífico. Después de todo, las ciudades estadounidenses están atadas económicamente porque el presupuesto para policías, bomberos y ambulancias se está recortando en todas partes debido a la bajada en los ingresos por impuestos que la recesión provoca. Será interesante ver cómo estos funcionarios en la encrucijada se comportarán en el caso de que las protestas aumenten y se extiendan a más ciudades. Los manifestantes también quieren proteger los puestos de trabajo y los sueldos de los funcionarios cuya responsabilidad es disuadir a los primeros.

Quizás este resurgir en las calles pueda llevar a un optimismo infundado. Quedan muchas preguntas por responder: ¿adónde irá este nuevo movimiento? ¿Cómo puede la gente mayor apoyar a esos jóvenes listos, creativos y entusiastas que están viendo en los periódicos y (¡por fin!) en las televisiones privadas? ¿Cómo podemos romper la inercia de los republicanos y los demócratas en Washington y parar los flujos de dinero que corrompen el sistema político, a través de un movimiento callejero que hasta el momento no se ha puesto de acuerdo en cuáles son sus reclamaciones? ¿Cómo podemos librarnos de las agencias de calificación y mantener a raya los excesos de los bancos que son demasiado grandes para caer? ¿Cuál es la relación entre lo que está ocurriendo en las calles y el, esperado por muchos, impulso para llevar EEUU a un camino mejor?

A pesar de todo, en estos oscuros días de la gran recesión, estoy verdaderamente conmovido. Hay signos de un movimiento de protesta elaborado, pacífico, iniciado por la juventud y presente en las calles estadounidenses. Y no cabe duda de que es un hecho reseñable.

Biorn Maybury-Lewis

, , , , , ,

Deja un comentario

Una marcha por la Paz y la Hermandad


El Domingo, 25 de septiembre cerca de 200.000 personas – de todas las edades jóvenes o de espíritu joven – asistieron a la 50 ª edición de la “Marcha por la Paz y la fraternidad entre los pueblos.” Caminaron juntos desde Perugia hasta Asís, la ciudad medieval donde San Francisco fundó la orden religiosa, cubriendo la distancia de 25 km con sus banderas, sus canciones y sobre todo el deseo de construir un mundo diferente un mundo de justicia social y la paz.

Al final del evento, los caminantes han lanzado un nuevo llamado por la paz y la fraternidad entre todos los pueblos, citando el artículo I de la Declaración Universal de Derechos Humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos a los otros en un espíritu de hermandad“.

 

La hermandad de las naciones se basa en la dignidad, los derechos fundamentales y la ciudadanía universal, igual de todas las personas que componen las naciones. Los derechos humanos son las necesidades vitales de cada persona. Ponen en entredicho los objetivos de los políticos reclamando medidas concretas para garantizar “los derechos humanos para todos”, a nivel nacional e internacional. El reto es llevar a la práctica el principio de la interdependencia e indivisibilidad de los derechos humanos – civiles, políticos, económicos, sociales y culturales – y redefinir la ciudadanía en términos de inclusión, no de rechazo.

Caminata por la Paz y la fraternidad se basa en seis principios:

  1. Abandonar el concepto de la seguridad militar en favor de la seguridad humana. La transferencia de los 1,5 billones de dólares en gasto militar anual (2009) en programas de lucha contra la pobreza y el hambre, el cambio climático, el desempleo, el crimen organizado y la corrupción.
  2. Dejar de dar prioridad a la economía, sino más bien darle a la gente y la gente que lucha por su dignidad, sus derechos y el acceso a responsabilidades.
  3. Adoptar no-violencia activa en Italia, Europa y en todo el mundo como el principal medio para luchar contra toda forma de injusticia, y trabajar para lograr una sociedad más justa.
  4. Para que reine la paz, debemos invertir en la solidaridad y la cooperación en todos los niveles. La lógica perversa de los llamados “intereses nacionales” del mercado, la ganancia y la competencia global empobrece y destruye el mundo. La solidaridad entre los pueblos, naciones y generaciones, una vez que deseable, se ha convertido en indispensable.
  5. No hay paz sin una política de paz y justicia. Italia, Europa y el mundo necesita con urgencia una nueva cultura política de la no-violencia basado en los derechos humanos. Más se agrava la crisis política, más tenemos que desarrollar una conciencia de responsabilidad compartida: un nuevo valor político y cívico que se necesita.
  6. Si de verdad queremos la paz, tenemos que construir y difundir una cultura de paz positiva. El primer objetivo es educar para la paz.

Basándose en estos principios, los manifestantes asumieron los siguientes compromisos:

  1. Asegurarse sobre todo el derecho a la alimentación y el agua. Es intolerable que la especulación financiera sobre la privatización del agua ni comida impone el sufrimiento en las personas.
  2. La promoción del trabajo decente para todos. Mil doscientos millones de personas sufren terribles condiciones de trabajo. Otros 250 millones están desempleados. 200 millones de personas emigraron a encontrar uno. Más de 12 millones son víctimas de delitos y se ven obligados a trabajar en condiciones inhumanas. 158 000 000 niñas y niños son sometidos a trabajos forzados. Es necesario restaurar la dignidad del trabajo para los trabajadores, jóvenes y viejos, todo el mundo.
  3. El mundo debe invertir en la juventud, la educación y la cultura. Un país que no hace y no se prevé un espacio creativo para los jóvenes es una nación sin futuro.
  4. Desarmar la financiación y construir una economía basada en la justicia. Las finanzas internacionales, en la ausencia de control, lo que socava las prioridades políticas y provoca un aumento espectacular de la pobreza. La primacía de la política sobre la financiación debe ser restaurada. Para reducir las desigualdades sociales, las transacciones financieras deben someterse a imposición, la corrupción y la evasión de impuestos reducidos y redistribuir la riqueza.
  5. Repudiar la guerra y reducir el gasto militar. Promoción y defensa de los derechos humanos, invertir en la prevención de conflictos, soluciones no violentas a los conflictos, promover el desarme, la lucha contra el tráfico y reducir el tráfico de armas y el gasto militar, y luego convertir la industria de las armas . Esta es la mejor forma de garantizar nuestra seguridad.
  6. Defender el bien común y el planeta. Si no aprendemos a proteger y gestionar adecuadamente el patrimonio de la humanidad que tenemos, como el aire, agua, energía, y la tierra, no habrá paz ni seguridad para nadie.Hay una necesidad urgente de reducir la dependencia de los combustibles fósiles, mientras que la introducción de nuevas tecnologías ecológicas y las nuevas formas de vida que ya no se basan en el individualismo, la mercantilización y el consumismo.
  7. Promover el derecho a una información libre y plural. Proporcionar información objetiva, varios puntos exhaustiva, imparcial e ilustrando centrada en la vida de las personas y las personas es un prerrequisito para la libertad y la democracia. La libertad de información requiere una participación plural en la vida y las decisiones de la comunidad, promueve la comprensión de los fenómenos complejos de nuestro tiempo, que fortalece el diálogo, que ayuda a construir puentes entre civilizaciones, culturas ydiferentes visiones del mundo, y contribuye a la difusión y el fortalecimiento de la cultura de la paz y los derechos humanos.
  8. Que la ONU sea la casa común de la humanidad. Todas las Naciones Unidas, las Naciones Unidas para todos. Los gobiernos deben ponerse de acuerdo para democratizar y fortalecer las Naciones Unidas por la concentración de recursos y conocimientos para hacer frente a urgentes a nivel mundial clave social y ambiental.
  9. Invertir en el desarrollo de la sociedad civil y la democracia participativa. Sin una sociedad civil activa y responsable y la cooperación entre la sociedad civil y las instituciones a todo nivel, ninguno de los problemas de nuestro podría resolverse. Fortalecimiento de la sociedad civil y la promoción de la democracia participativa es una de las más concretas para superar la crisis de la política, la democracia y las instituciones.
  10. Construir una sociedad inclusiva y abierta. El futuro está en el encuentro con los demás y en las relaciones basadas en los principios de igualdad y respeto por el bien común. Practicar el respeto y el diálogo entre religiones y culturas enriquece y fortalece la cohesión de nuestras comunidades.

Estos principios son en gran medida el mismo que nos encontramos en Indaba-Network, así que vamos a correr la voz y los convierte en una práctica cotidiana en nuestras comunidades y en nuestra lucha común como ciudadanos activos y responsables del mundo.

Eduardo Missoni

, , ,

Deja un comentario

¡Jóvenes voluntarios, levántense!


El Foro europeo Juvenil (YFJ) es una plataforma independiente, democrática, conducida por juventud, representando  98 Consejos Nacionales Juveniles y Organizaciones Internacionales Juveniles desde más allá de Europa. El YFJ trabaja para autorizar a jóvenes para participar activamente en la sociedad para mejorar sus propias vidas, por representando y abogando por sus necesidades e intereses y aquellos de sus organizaciones hacia las Instituciones europeas, el Consejo de Europa y las Naciones Unidas.

Del  pasado 7 al 11 de septiembre de 2011 en Bruselas-Bélgica se celebró el segundo encuentro de jóvenes voluntarios como parte del Foro Europeo Juvenil, Indaba estuvo haciendo parte del encuentro, conociendo jóvenes voluntarios de todo el mundo, organizaciones y personas altamente comprometidas esta labor a nivel mundial.

Nos encontramos con un panorama de colaboración, de proyectos para las juventudes y liderados por jóvenes emprendedores, tuvimos la oportunidad de dar a conocer nuestra red Indaba-Network y de compartir nuestras expectativas y formas de difusión de la información, así mismo tuvimos la oportunidad de conocer proyectos que se adelantan en Europa, África y América Latina en el tema de voluntariado.

Existen muchas organizaciones en todo el mundo que acogen jóvenes desde la salida del liceo para mostrarles los beneficios sociales, personales y políticos que tiene ayudar a otros de manera voluntaria, también algunas donde se hace donación de saber, nos encontramos entre muchas con organizaciones como voluntarios de Naciones Unidas http://www.unv.org/es.html y muchas otras que nos enseñaron el valor de compartir conocimiento, tiempo y experiencias con otros. Te invitamos a buscar en tu país redes de voluntarios!

Este tipo de encuentros nos muestra que la fuerza emprendedora de la juventud es una fuente inagotable de posibilidades, nos enseña que Indaba le está apostando a creer y capacitar jóvenes en todo el mundo para crear empresas sociales, para llevar a cabo proyectos que cambien realidades; nosotros también trabajamos desde el voluntariado, compartimos conocimientos de todos quienes componen nuestra red de trabajo, constantemente el conocimiento se encuentra circulando, con el objetivo de tocar cada vez más personas en todo el mundo.

Indaba los invita a conocer, a indagar sobre todo aquello que podamos construir para nuestra sociedad, a informarnos sobre las acciones que se adelanten en temas de juventudes y de cooperación, a construir una respuesta al cómo nos podemos apoyar unos a otros para hacer del mundo un mejor lugar, para nosotros y nuestros hijos.

Deja un comentario

Las lecciones de la tragedia en Utoya


La gente rinde homenaje a las víctimas después de un servicio a la catedral de Oslo (The Guardian Eyewitness)

El 22 de julio de 2011, en Noruega, un desequilibrado contaminado por las ideas de la extrema derecha, mató a 77 personas, entre las que estuvieron 69 jóvenes del partido laborista reunidos para su universidad de verano en la isla de Utoya. ¡Setenta y siete víctimas para una población de 4.800.000 habitantes, en proporción esto daría una matanza de más de 960 personas para un país de 60 millones de habitantes, como Francia, o más de 4900 personas para un país de 306 millones de habitantes como los Estados Unidos de América, sea más que el número de víctimas del 11 de septiembre de 2001!

La fuerza de la moderación

Podíamos esperar que la población noruega reaccionara de manera violenta incluso histérica. No hubo nada de eso. Noruega entregó al mundo entero una lección de moderación y de democracia. El país está en campaña electoral plena: las elecciones municipales y regionales se efectúan el 12 de septiembre. Después de haber perdido 69 de los suyos, masacrados en la isla de Utoya, los jóvenes laboristas, los principales blancos del asesino, están de vuelta, y tienen sed de desquite, pero un n desquite muy noruego, que se considera ejemplar, hacia otros, no contra otros. Hacen campaña para defender el espíritu de tolerancia, una de las principales características de la democracia en Noruega.

El periódico Le Monde cita las declaraciones de Asmund Aukrust, 26 años, vicepresidente de AUF, la federación de las juventudes laboristas, y superviviente de Utoya: “El asesino quería detener el reclutamiento por la AUF. Pues es importante manifestar votando y comprometiéndose en la vida política o en cualquier asociación, dice con calma. Es la sola respuesta posible para nosotros”. El objetivo es tener una tasa de participación récord, signo de sobresalto democrático…

La fuerza de la democracia

Cuando el terrorismo golpea una democracia, la sola respuesta inteligente es aquella que había preconizado el Primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, la misma tarde del atentado: “más democracia, más apertura” He aquí la lección de Utoya, el que  la admirable Noruega le da al mundo: frente a los problemas cualesquiera que sean, una democracia no se cierra, no abandona sus principios, responde con más democracia porque la búsqueda de soluciones exige la libertad de pensamiento, la libertad de opinión, la libertad de la prensa, el debate democrático y la alianza de la gente sobre los valores democráticos.

 

La fuerza del civismo

Todos los partidos conocieron una ola de adhesión después del atentado del 22 de julio, en particular por parte de los jóvenes. He aquí un punto que debemos anotar: en  Reino unido, en Francia, en España, en Grecia, en Chile, en los países árabes, los jóvenes “indignados” hacen esperar su voz y protestan contra un sistema económico injusto y corrupto, incapaz de proponer a las nuevas generaciones un futuro digno y estable.

Las protestas son necesarias, indispensables, pero no bastan. Lo que va a contar en los próximos años es el compromiso de los jóvenes en los partidos políticos para hacer emerger soluciones justas e innovadoras. ¡Dejemos la negativa con la política! Los partidos políticos son necesarios; si la gente honrada y decidida a cambiar las cosas no se compromete a eso, les dejan el sitio a los corruptos, a los arribistas, a los imbéciles y la democracia se bloquea.

La escuela y todos movimientos de juventud deberían formar a los jóvenes en el debate democrático y animarles a comprometerse en los partidos políticos lo antes posible. El mal viene menos de la acción nefasta de los criminales que de la inacción de la gente honesta.

Dominique Bénard

Deja un comentario