Archivos para 25 abril 2011

Imágenes y percepciones


Los modernos medios de comunicación intensifican de manera inaudita las informaciones que recibimos. Y no se trata solamente de los medios profesionales de comunicación (diarios, agencias de prensa, cadenas de televisión) que intervienen, si no también de los propios particulares, gracias a Internet 2.0 (Facebook, Twitter, YouTube, etc.).

Comunicación en bruto
Se trata, la mayor parte de las veces, de una comunicación en bruto, inmediata: en Japón, los sobrevivientes del Tsunami, refugiados en la terraza de un inmueble, filman con su teléfono móvil la crecida de las olas que lo arrastran todo a su paso. Publicado en YouTube, el video da la vuelta al mundo. El fenómeno se ha convertido en algo tan masivo que los medios de comunicación están tentados de utilizarlo. France 24, la cadena francesa de información, propone a particulares de todas las regiones del mundo convertirse en sus “observadores”. Un programa, en particular, les cede regularmente la palabra.

En consecuencia, sentados delante de nuestros monitores, somos bombardeados por imágenes e informaciones que nos invaden sin que, casi nunca, se aplique la regla fundamental de un buen periodismo: el cruce y la verificación de las fuentes.

Nuevo poder, nuevos deberes
¿Cómo reaccionar? En principio, alegrémonos de este nuevo poder dado al pueblo. Gracias a Internet y a los teléfonos móviles los jóvenes árabes han hecho caer a los históricos dictadores.

Al mismo tiempo, seamos conscientes de las inéditas posibilidades de manipulación que conllevan las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Las imágenes por si solas no son pruebas; con Photoshop©, cualquier adolescente apasionado por la informática puede modificar una fotografía digital. La información en bruto no existe en absoluto.

Además, las imágenes que se repiten una y otra vez, que nos bombardean y nos invaden, tienen un efecto hipnótico: apuntan a nuestras emociones y bloquean nuestra reflexión. Tienden a reforzar los estereotipos, o incluso el rechazo a ser informado. Frente al bombardeo mediático, es grande la tentación de apagar la pantalla y de “dedicarse a otra cosa”.

Necesidad educativa
Por lo tanto, he aquí una necesidad para la educación de la ciudadanía mundial: educar en las imágenes y en las percepciones.
Esto implica la adquisición de nuevos conocimientos, competencias y actitudes. Por ejemplo:

  • desarrollar nuestro conocimiento de otras culturas para comprender que ciertas opiniones no son compartidas por todos y que puntos de vista diferentes tienen su propia lógica y su propia validez;
  • conocer los estereotipos más comunes y sus orígenes, ser capaces de identificarlos;
  • estar informados acerca de las técnicas para crear, alterar, manipular y difundir informaciones e imágenes;
  • ser capaces de percibir diferentes perspectivas e intenciones en la palabras, los textos y las imágenes;
  • ser capaces de identificar los estereotipos y perjuicios en los discursos, los medios de comunicación y las prácticas institucionales y saber contrarrestarlos;
  • practicar un escepticismo informado y reflexivo respecto de las imágenes e informaciones que recibimos;
  • tener la voluntad de verificar las fuentes de información y compararlas con otras fuentes.

He aquí un campo de acción y de educación apasionante para jóvenes y educadores. Es urgente desarrollar los recursos educativos necesarios y compartir las experiencias llevadas a cabo.

Anuncios

, , ,

2 comentarios