Archivos para 6 febrero 2011

Un joven de 93 años


El héroe del día en Francia se llama Stephane Hessel. Acaba de escribir un pequeño libro que ha vendido más de 400.000 copias y se tradujo a varios idiomas. Es un fenómeno sin precedentes. ¿Quién es este hombre?

Stephane Hessel nació en Berlín en 1917 en una familia de estirpe judía polaca. En 1925 emigró a Francia con sus padres, se nacionalizo francés. En septiembre de 1939, fue reclutado y hecho prisionero, logró escapar y se unió al general De Gaulle en Londres en 1940 para incorporarse a las Fuerzas Francesas Libres. A fines de marzo de 1944, es enviado en misión clandestina a Francia. El 10 de julio fue detenido y deportado a Alemania, a los Campos de Concentración de Buchenwald. El 4 de abril de 1945, durante su traslado a Bergen-Belsen, saltó del tren y se unió a las líneas americanas en Hannover.

En 1945, Stéphane Hessel fue nombrado embajador en China, luego, jefe de gabinete del Secretario General de las Naciones Unidas, Henri Laugier. Secretario de la Comisión de Derechos Humanos en 1948, contribuyó a redactar la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Después de pertenecer al gabinete del Primer Ministro Pierre Mendes-France, fue nombrado embajador en Francia en la ONU, más adelante ocupó varios cargos diplomáticos en Saigón, Argelia, Ginebra y Nueva York, dándose a sí mismo la imagen de un luchador incansable por los derechos humanos (según Wikipedia).

Después de una vida muy ocupada, muchos hombres ilustrados se contentan con una jubilación apacible, pero Stephane Hessel está hecho de otra pasta. El libro que acaba de publicar, dirigido a los jóvenes, tiene un título sin ambigüedad: “Indígnense!”

“El motivo de la Resistencia, escribió Stéphane Hessel, es la indignación […] Deseo a todos, a cada uno de ustedes tener un motivo de indignación. Es algo precioso. Cuando algo los indigne, como yo me indigné con los nazis, entonces se convertirán en activistas fuertes y comprometidos. […]

Y agrega: “La indiferencia es la peor actitud […] En este mundo hay cosas insoportables. Para verlo, tenemos que mirar con atención, buscar. Yo le digo a los jóvenes: ¿Busquen un poco y van a  encontrar. La peor actitud es la indiferencia, decir: ‘No es mi culpa, no puedo hacer nada…’. Al comportarse así, se pierde un elemento esencial del ser Humano […]: la facultad de indignación y el compromiso, que es su consecuencia.”

Stéphane Hessel propone “dos grandes y nuevos desafíos”:

  1. La enorme brecha entre los muy pobres y los muy ricos, que está en constante crecimiento […]. Los más pobres del mundo hoy ganan menos de dos dólares diarios. No podemos dejar que esa brecha se amplíe aún más. […]
  2. Los derechos humanos y el estado del planeta. […] Stéphane Hessel nos recuerda que después de la Segunda Guerra Mundial, la creación de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de Derechos Humanos han permitido a la humanidad escapar del totalitarismo. Más tarde, los pueblos colonizados la utilizaron en su lucha por la independencia. Hoy en día está de moda criticar los derechos humanos en nombre de la diversidad cultural. Es fácil olvidar que se trata de derechos universales que deben ser utilizados para “burlar el argumento de la soberanía plena que un Estado puede ejercer, mientras que participa en los crímenes contra la humanidad en su territorio”.

Stéphane Hessel expresa su indignación por Palestina y la política que lleva el gobierno israelí. Él llama a leer el informe escrito en septiembre de 2009 por Richard Goldstone, un juez sudafricano, judío, a propósito de la “Operación Plomo Fundido” dirigida por el ejército israelí en Gaza, donde 1.400 palestinos – mujeres, niños y ancianos incluidos, murieron mientras sólo hubo cincuenta heridos en el lado israelí. [Indaba-Network llamó entonces a los movimientos juveniles, incluyendo el Movimiento Scout, para actuar en un alto el fuego en Gaza].

Hace un llamado “la no violencia, es camino que debemos aprender a seguir. Estoy convencido que el futuro pertenece a la no-violencia, la reconciliación de las diferentes culturas. Esta es la forma en que la humanidad tendrá que dar su próximo paso.”

Stéphane Hessel recuerda que la década de 1990 fue  de grandes progresos gracias la Conferencia de Río sobre el Medio Ambiente en 1992, la Conferencia de Beijing sobre la Mujer en 1995 y la adopción de los Objetivos de Desarrollo del Milenio por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2000. Sin embargo, “… los diez primeros años del siglo XXI fueron un período de retroceso” con la guerra en Irak y el fracaso en Copenhague contra el calentamiento global.” […]

“El pensamiento productivo, añade, impulsado por Occidente, a llevado al mundo a una crisis de la cual se deberá salir con la ruptura radical en la precipitada carrera de “siempre más” en el ámbito financiero, sino también en la ciencia y la tecnología. Ya es hora de que la preocupación por la ética, la justicia y el equilibrio sostenible se conviertan en predominantes.

Por lo tanto, Stephane Hessel, con los veteranos del movimiento de Resistencia contra el nazismo, llama a “una verdadera rebelión pacífica contra los medios de comunicación de masas que no ofrecen a nuestros jóvenes otra cosa que el consumo masivo, el desprecio de los más débiles y la escaza cultura, la amnesia generalizada y la competencia a ultranza de todos contra todos “

Y concluye: “Crear es resistir. Resistir es crear “

El mensaje de Stéphane Hessel nos llega al comenzar un nuevo año. Indaba-Network  desea a todos sus amigos un feliz año nuevo de indignación y compromiso para ayudar a construir un mundo mejor.

5 comentarios